Martes 16 de Octubre de 2018
|
|
farandula
|
¡El Merengue no ha muerto! ¡Viva el Merengue!.
Aug 06, 2016 | Fuente y/o Autor: Diariolibre.com.do
¡El Merengue no ha muerto! ¡Viva el Merengue!.
Nací en un jardín cibaeño, en mi Moca querida, de tierras fecundas y mujeres hermosas, con largas cabelleras negras, como largo y profuso es el terruño nativo cubierto con una capa de humus que nos cataloga entre las mejores del mundo.

Necesariamente, tengo que amar el merengue, sentirlo en mis venas, como un río hondo, que fluye permanentemente y que el día que se paralice, dejará de latir mi bomba existencial, cargada de sístoles y diástoles afectivos hacia ese mover los pies, las caderas y las manos, al compás de un ritmo que endulza la vida, que ha tenido cantores e intérpretes brillantes, como aquel “negrito del batey” o el gran negro “que bota miel por los poros”.

Por eso me sentí conmocionado existencialmente, cuando un titular alarmante, ponía en boca de un maestro del merengue, casi un acta de defunción del ritmo por antonomasia de los dominicanos. Sé que las intenciones profundas de ese maestro del canto popular son un SOS a favor del merengue. Es como si dijera: “Vamos todos a rescatar nuestra identidad cultural rítmica, en momentos en que se nos esfuma de las manos aquello que nos hace ser dominicanos”.

Más que decir “le quedan cinco años”, su yo profundo quiso expresar. “Tenemos por delante cinco años para rescatar, renovar, relanzar, aquello que en el mundo es nuestra carta de identidad musical, sin menospreciar otros ritmos que nos han hecho triunfar en los escenarios más lejanos e inverosímiles.

Los dominicanos somos merengue. Matar el merengue es como matar algo intrínseco a nuestra identidad nacional.

Es oportuno el aldabonazo en la conciencia que nos hace el maestro de “no hay nadie más”, para hacernos una llamada de atención sobre aquel género musical que con orgullo los dominicanos le seguimos llamando nuestro “ritmo rey”.

Por eso, ante tal aldabonazo que no pide defunción sino profusión del merengue, lanzo desde el corazón del Cibao, disfrutando este verde valle desde la hermosa Jarabacoa, un llamado a todos los cultores de nuestra identidad rítmica, a unir esfuerzos para como el ave fénix, de lo que muchos creen que son cenizas de un ritmo que pasó, levante de nuevo el vuelo aquel ritmo del cual podemos decir con propiedad: “no hay nadie más para sustituirte”.

Los nombres de la trayectoria merenguera del país no pueden ser más sonoros: Joseíto Mateo, Luis Alberti, Julio Alberto Hernández, la Santa Cecilia, la orquesta San José, Johnny Ventura, Cuco Valoy, Bonny Cepeda, Félix del Rosario (EPD), Rafael Solano, Vinicio Franco, Billo Frómeta, Juan Luis Guerra, Wilfrido Vargas, Fernandito Villalona, Sergio Vargas, Aramis Camilo, Los Hermanos Rosario, el Conjunto Quisqueya, Toño Rosario, Milly Quezada, La Gran Manzana, Dionis Fernández, El Zafiro, Bonny Cepeda, Pochy Familia y su Cocoband, Eddy Herrera, Los Kenton, Héctor Acosta, José Peña Suazo y las Banda Gorda, Rubby Pérez, Sandy Reyes, Elvis Crespo, Jossie Esteban y las Patrulla 15, todos los grandes del Perico Ripiao o merengue típico, desde Ñico Lora y Tatico Henríquez, hasta llegar a la soberana Fefita la Grande y tantos otros de atrás y delante, de ayer, hoy y siempre, que mi memoria ahora no recuerda pero que están siempre en la añoranza de mi corazón.

Reinvindicar el merengue es reinvindicar al pueblo dominicano en su mayor identidad musical. ¡Qué viva el merengue nacional”!
COMENTARIOS
CABINA
PUBLICIDAD
NOSOTROS

"Todo comenzó a partir del sueño de crear una emisora que apoyara y proyectara nuestro ritmo, el merengue, luego que regresé de un viaje al exterior donde hice de presentador de los Toros Band y visitamos [...]

Copyright © 2015 SABOR A MERENGUE All Right Reserved.